jueves, 15 de julio de 2010

Pronunciamiento en Rechazo a las Declaraciones del Cardenal Jorge Urosa Savino



Pronunciamiento en Rechazo a las Declaraciones del Cardenal Jorge Urosa Savino y otros Jerarcas de la Iglesia Católica en Contra del Pueblo Cristiano, Del Comandante Hugo Chávez, Presidente

LA ASAMBLEA NACIONAL
DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
COMO VOCERA DEL PUEBLO SOBERANO
PRONUNCIAMIENTO EN RECHAZO A LAS DECLARACIONES
DEL CARDENAL JORGE UROSA SAVINO Y OTROS JERARCAS
DE LA IGLESIA CATÓLICA EN CONTRA DEL PUEBLO CRISTIANO,
DEL COMANDANTE HUGO CHÁVEZ, PRESIDENTE
CONSTITUCIONAL DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA
DE VENEZUELA Y DE LAS INSTITUCIONES
DEL ESTADO VENEZOLANO


En días pasados, como lo ha hecho en reiteradas oportunidades, el representante de
la Iglesia Católica Venezolana, nombrado por autoridad ajena al pueblo
venezolano, Cardenal Jorge Urosa Savino, emitió declaraciones de evidente
contenido político, al expresar que: “Pasando por encima de la Constitución, el
Presidente y su gobierno quieren llevar al país por el camino del socialismo
marxista, que copa todos los espacios, es totalitario, y conduce a una dictadura, ni
siquiera del proletariado, sino de la cúpula que gobierna”.
Las declaraciones del Cardenal Urosa, reiterativas y repetitivas de la oposición,
representan una nueva agresión de la jerarquía de la Iglesia Católica en contra del
pueblo, del Estado y de los Poderes Públicos de la República Bolivariana de
Venezuela, y podrían considerarse una intromisión.
Esta nueva acción, sumada a la firma de una declaración de la Conferencia
Episcopal, publicada el 12 de julio del presente año, a la firma del decreto del
golpe de Estado del 12 de Abril de 2002, que erigió como gobernante de facto a
Pedro Carmona Estanga, así como su comportamiento histórico contra el pueblo,
constituyen la prueba más fehaciente del rol de interlocutores políticos, asumido
por los altos jerarcas de la Iglesia Católica Venezolana.
Dicha actitud contraviene de forma clara el Convenio entre nuestra República y la
Santa Sede, suscrito en Caracas el 6 de marzo de 1964, a los principios y valores
de la Iglesia Católica, así como los intereses inherentes a la actividad pastoral, los
cuales riñen con el aprovechamiento de la alta investidura eclesiástica para la
adopción de posiciones de carácter político partidista, ya que son mimética de las
opiniones del terrorismo internacional y de la oposición cipaya.
Los documentos emitidos por la Santa Sede, establecen con claridad como los
representantes de la Iglesia Católica se apartarían de su verdadera misión si
comenzaran a transformarse en sujetos partidistas, asumiendo posiciones parciales
y con ello golpeando a sus pueblos, como sucede en el caso venezolano.
El ejercicio religioso desde el catolicismo ha dado cuenta, durante la historia de la
humanidad, de un profundo y polémico debate sobre las concepciones a través de
las cuales fijamos el concepto del ser humano en el que creemos y la sociedad que
anhelamos, lo cual resulta saludable ante la imposibilidad de considerar que la
interpretación de las escrituras sólo reposa en las máximas autoridades, cuando
esto debe reposar en la soberanía de los pueblos.
La Jerarquía Católica ha ordenado la persecución y la muerte, bajo el criterio
teocéntrico y amparado en relaciones de Poder con los imperios y las clases
dominantes. Basta con mencionar la era de la familia Borjia, la condena a Galileo
Galilei, la persecución a los musulmanes y el exterminio a nuestros pueblos
indígenas.
Denunciamos frente a Dios, al pueblo cristiano y frente al mundo a esta oligarquía
eclesial que, vinculada con los sectores fascistas de la oposición venezolana,
pretende seducir a través de la mentira al pueblo cristiano, al pueblo venezolano,
para provocar una salida violenta y de facto al proceso revolucionario, democrático
y de transformación, que desde hace 11 años se esta construyendo entre el pueblo
y el Comandante Presidente Hugo Chávez, rumbo hacia el Socialismo Bolivariano.
Nos declaramos seguidores de los principios del cristianismo de base, conformado
por millones de venezolanos y venezolanas que orientan sus acciones de fe en pro
de alcanzar la concreción de una sociedad donde reinen la justicia, la libertad y la
igualdad, en un mundo más humano tal como lo expresa el evangelio, los
documentos de Medellín, de Puebla, la Teología de la Liberación, que ha sido la
aspiración desde el socialismo originario, el utópico, el científico y el bolivariano.
Enfatizamos la libertad que tienen los pueblos de alcanzar su libre
autodeterminación a través del pleno desarrollo de sus ideales, expresados en las
ideas del cristianismo así como en el pensamiento preclaro y la acción de nuestro
Libertador Simón Bolívar, Guaicaipuró, los Cimarrones, Simón Rodríguez y
Ezequiel Zamora, como herramientas para la transformación de la sociedad y la
creación de un hombre nuevo y una mujer nueva, en el marco de plena
democratización, cuyo sur primordial es darle poder al pueblo para que
soberanamente ejerza su destino.
Sostenemos que la Revolución Bolivariana es de profundo contenido cristiano y de
respeto a la libertad de religión y de culto, expresada en el artículo 59 de la
Constitución de la República.
Ratificamos nuestro compromiso social y respaldo a los cristianos y cristianas de
base, sacerdotes, monjas y laicos, que en cumplimiento de las enseñanzas de Jesús
han renunciado a las pompas y vanidades para mezclarse como hermanos con el
pueblo, enseñando con su ejemplo lo que es un auténtico cristiano.
Rechazamos categóricamente los ataques del señor Urosa Savino, así como de los
miembros de la Conferencia Episcopal, por constituirse en manifiesta intromisión
en asuntos políticos, así como agresiones contra los Poderes Públicos del Estado.
Haremos entrega de este Pronunciamiento a la Santa Sede, ante las flagrantes
violaciones y extralimitaciones de los jerarcas de la Iglesia Católica, en particular
el Cardenal Jorge Urosa Savino, así como de los miembros de la Conferencia
Episcopal, en lo atinente a su rol como operadores políticos; e invitamos al
Cardenal Jorge Urosa Savino para que explique ante la Comisión Coordinadora de
la Asamblea Nacional, las razones sobre las cuales sustenta sus denuncias.
Comuníquese y publíquese.
Dado, firmado y sellado en el Palacio Federal Legislativo, sede de la Asamblea
Nacional, en Caracas, a los trece días del mes de julio de dos mil diez.
Año 200º de la Independencia y 151º de la Federación.
CILIA FLORES
Presidenta de la Asamblea Nacional
DARÍO VIVAS VELASCO MARELIS PÉREZ MARCANO
Primer Vicepresidente Segunda Vicepresidenta
IVÁN ZERPA GUERRERO VÍCTOR CLARK BOSCÁN
Secretario Subsecretario
IAZG/VCB/JCG/wjo

1 comentario:

Edgar dijo...

Los Jerarcas de la Iglseia Catolica desde hace mucho tiempo defienden al Capitalismo y no al Pueblo, vaya usted al Vaticano y mire en la verdadera Opulencia en las cuales vive el Mayor Jerarca, que es el Papa, y como este proceso revolucionario trastoca intereses Capitalistas, entonces La Iglesia Ataca a nustero Comandante Presidente y no aracan a los pedófilos que abundan en ellos. Edgar Luzardo, C.I.5847519